Posteado por: univaweb | octubre 23, 2009

Martha Ramírez, testigo del desarrollo de UNIVA Vallarta

“No hablo de lo que no conozco ni profeticé, en su momento, el destino de lo que ahora es la UNIVA. Fui testigo del entusiasmo de todos los sectores sociales y económicos de Puerto Vallarta cuando se anunció que ésta casa de estudios llegaba para quedarse”, dijo enfática Martha Ramírez, periodista, escritora con 23 años viviendo en Vallarta.

Retoma la palabra: “La primera vez que oí hablar de que llegaría esta prestigiosa universidad, la verdad no lo creí, no me traiciona el pensamiento, entonces tomó forma la esperanza que habían mantenido los vallartenses en contar con una institución de educación superior alternativa, porque ya existía el Centro de Estudios Universitarios Arkos. Vallarta crecía y demandaba que sus jóvenes no fueran a buscar escuelas de nivel superior fuera de la localidad”.

“Hubo aquí muchos promotores de la UNIVA, gente que estudió allá en Guadalajara y que ahora con el anuncio de que trabajaría aquí se entusiasmaron. Otros que dijeron: ‘es que es privada, queremos una universidad gratuita’; sabemos que las gratuitas no son tan gratuitas, ni las privadas son tan particulares. Así estaban los ánimos. Hubo segmentos tan pequeños que no se tomaron en cuenta. Decían, ‘es una universidad católica, es de mochos’, sin tener pleno conocimiento del proyecto y de lo que realmente era la UNIVA en ese entonces, y en lo que se ha convertido: una de las mejores, sino es que la mejor opción profesional de la región”, comentó.

La escritora Ramírez Ruiz, autora del libro: “No lo Queremos”, pinta sus palabras de cuerpo entero, sin olvidar detalles históricos del naciente proyecto. Siempre con la nostalgia reflejada en ese rostro testigo de la historia vallartense, sin la mirada desorbitada de los fanáticos y con voz grave y tono sereno regresa: “El desarrollo de la UNIVA desde sus inicios, sin tropiezo, ha avanzado triturando rumores que pequeños grupos mantenían en contra de los objetivos de esta institución; como todo, especularon. Sin embargo – recalca- se vinieron abajo, porque la UNIVA mantuvo la calidad y objetivos de su educación superior, la cual la hizo crecer en Guadalajara y llegar a Puerto Vallarta con ese merecido reconocimiento”.

De cuando en cuanto expresaba una sonrisa en ese rostro, al pasar de un episodio a otros con una lógica contundente. Prudencia en sus conceptos, Martha Ramírez apuró su café para resolver con una revisión sin prisa las preguntas que se le formularon.

¿La UNIVA incrementó la oferta académica en Vallarta? ¿Hubo más competencia educativa a nivel superior? ¿Cómo se comportó el joven universitario al principio?

“Insisto, la UNIVA vino a marcar camino. Llegó para quedarse y demostrar que su proyecto académico era sólido, confiable y trascendente. Como lo dije, lo que ya existía no fue competencia, si nacieron escuelas marca “patito”, se fueron quedando en el camino. Honrar la llegada de una de las instituciones educativas de excelencia académica; se hace necesario ahora que celebra sus 18 años de permanencia. A la juventud vallartense, reconocer todos los programas que se han aplicado, como el de incubadoras de empresas, asesorías, investigación, extensión universitaria; eso la distingue de las otras instituciones de educación superior que trabajan en este destino turístico.

Por J. Mario R. Fuentes


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: